Medio Ambiente

Reciclar aluminio es cuidar el medio ambiente.

 

El cuidado de nuestro entorno forma parte integrante de nuestra actividad. La fusión de la chatarra de aluminio permite reducir drásticamente el volumen de los residuos y así minimizar las repercusiones sobre el medio ambiente.

Reciclables al 100% y reutilizables de forma prácticamente indefinida, los productos de aluminio no pierden sus propiedades. El aluminio de segunda fusión permite un ahorro energético considerable (aprox. 95%) y reduce de forma significativa las emisiones de CO2 con respecto a la producción de aluminio de primera fusión.

Mediante el uso de tecnologías que preservan el medio ambiente y prácticas que previenen la contaminación, aseguramos el estricto cumplimiento de la normativa ambiental y la reducción de nuestra huella ambiental.